Recomendaciones para siembra de Pleurotus en bolsas de paja

  1. PASTEURIZAR SUSTRATOS

 

Materiales:  

  • Paja de trigo

  • Tambor o fondo metálico

  • Fuente de calor. Leña, carbón, gas, etc.

  • Sacos de arpillera o similares

  • termómetro de varilla

 

Se recomienda la utilización de paja de trigo u otro cereal, también se puede utilizar cascarillas de arroz, restos de borra de café, fibra de coco o cualquier otro material vegetal rico en celulosa. Se deben evitar sustratos altos en nitrógeno, como los fardos de alfalfa, ya que son muy susceptibles a la contaminación.

Se debe remojar previamente la paja por 24-48 horas en agua fría. Esto se puede realizar en sacos de arpillera o similar, dentro de tambores metálicos a los cuales se les instala alguna fuente de calor debajo. Se puede usar gas, leña, carbón o cualquier fuente similar

Luego, estos sustratos deben ser pasteurizados, lo que significa que mediante calor, se elimina la mayoría de los microorganismos presentes, Para esto se pueden usar los mismos tambores metálicos aplicando alguna fuente de calor por debajo. Se puede usar gas, leña, carbón o similar.

Para pasteurizar la paja hay dos metodologías recomendadas:

Sumergiendo el sustrato en agua hirviendo por 1 hora.

Se debe hacer hervir la paja previamente remojada por una hora, contada desde el momento en que el agua está hirviendo. Luego,  se deben retirar los sacos del tambor y dejar escurrir el exceso de agua. El punto adecuado de humedad en general para el sustrato es cuando al apretar un poco de paja en el puño, este gotea levemente pero no chorrea ni escurre en abundancia. El agua obtenida del escurrido tiene un color negro totalmente turbio. Esto es normal.

Luego de escurrir se debe dejar enfriar la paja hasta que alcance unos 30° C antes de continuar.

Pasteurizar al vapor por 4 horas.

 

En este caso se debe preparar el tambor instalando una reja metálica o ladrillos que dejen un espacio entre el agua y los sacos de paja para que estos no toquen el agua. También es importante que los sacos no queden excesivamente apretados para que el vapor pueda llegar a todo el sustrato. El tambor se tapa y se mantiene con el agua hirviendo hasta que el centro del saco con sustrato llegue a lo menos a 70° C. Esto dependiendo del sustrato puede tomar 4-5 horas. Se recomienda luego de apagar el fuego, dejar reposando toda la noche este sustrato ya que el calor se mantendrá por muchas horas mejorando el proceso de pasteurización.

Luego de escurrir, se debe dejar enfriar el sustrato hasta aproximadamente 30° C.

 

2- MEZCLAR MICELIO

 

 

Materiales:  

  • Cajas plásticas o un mesón lavable desinfectados con cloro o alcohol

  • Paja de trigo pasteurizada

  • Cajas plásticas o mesón de superficie lavable

  • Micelio

  • Bolsas plásticas de 40 x 60 cm.

 

 

Se recomienda manipular siempre el sustrato con guantes (De cocina, industrial de nitrilo o similar), con mascarilla y cubre-pelo, además de en un lugar libre de corrientes de aire fuerte y polvo.

En envases limpios de plástico o sobre un mesón desinfectado, se mezclan la paja tibia con el micelio. Se deben considerar 100-150 gramos de micelio por cada 5 kilos de paja.

Agregar 100 gramos de yeso o cal apagada por cada 5 kilos de paja.

Mezclar todo y empaquetar en bolsas plásticas. Cada bolsa debe pesar aprox. 5 kilos

Las bolsas deben quedar bien compactadas y se pueden cerrar con cinta de embalaje. No se debe acumular líquido al interior de la bolsa, esto indicaría que el escurrido no fue suficiente y hay un exceso de humedad.

Finalmente, se realizan perforaciones con alfileres por los dos lados de las bolsas, las cuales permitirían la ventilación del sustrato y evitan la entrada de insectos.

 

3- INCUBACIÓN Y FRUCTIFICACIÓN

Se recomienda tener dos salas independientes para incubar y fructificar. En ambas salas es crítico mantener las condiciones de temperatura y humedad, para lo cual recomendamos tener un termohigrómetro en cada una.

Dependiendo de la cepa, la temperatura aproximada óptima de incubación son 25°C, en una sala oscura, donde no es relevante la humedad, ya que al estar en bolsas cerradas es muy poca la pérdida. Este periodo se mantiene por 3-4 semanas. Al final de esta fase, la bolsa debería estar mayoritariamente blanca, y si aparecen pequeños cúmulos blancos que presionan la bolsa por los orificios realizados, es señal que ya se deben pasar a fructificación.

Luego de incubar, las bolsas se deben pasar a fructificar, a una sala con una temperatura más baja, con mayor ventilación y una alta humedad (Sobre 80%).

La temperatura en la fructificación no debería superar los 22°C como óptimo. A las bolsas,  en las zonas donde se ve un cúmulo de color blanco, se realizan cortes en forma de V, que generen una especie de pestaña de unos 5 cm, por donde comenzarán a brotar los hongos. Luego de cosechar, se cierran los cortes con cinta, y se vuelve el saco a la fase de incubación por una semana, repitiendo el proceso anterior.

Cada bolsa puede generar 2 a 3 cosechas, pero cada vez produce un 20 a 30 % menos que la anterior.

Muchos factores pueden afectar el éxito del cultivo, pero los comentados aquí son algunos de los más relevantes. Limpiar los recipientes, guantes, calzado, superficies y lugares de trabajo con agua/cloro, además de manos con alcohol al 70% es un cuidado que ayuda a evitar problemas de contaminación en el cultivo.

4- CONTAMINACIONES

En caso de tener bolsas contaminadas con moho verde (Trichoderma sp.), lo más recomendable es eliminar la bolsa completa sin abrirla. Así se evita que las esporas del moho contaminen el resto del cultivo.

La contaminación por bacterias se puede reconocer porque aparece acumulacion de liquido en el fondo de las bolsas y por las perforaciones se puede sentir un olor a vinagre. Estas bolsas deben eliminarse.

+56 9 7585-6598

  • Icono negro LinkedIn

©2020 by Micosecha.